Tareck El Aissami

Entrevistas / Notas

Imagen de previsualización de YouTube

Albinson Linares.- Al actual gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, le gusta realizar inspecciones constantes de las obras que ejecuta. El pasado miércoles pasó revista a la rehabilitación del Teatro de la Ópera de Maracay, y aseguró que “en poco más de 12 meses” estaría totalmente restaurado. Sonríe cuando cuenta que le dio su teléfono a un parquero vecino de la zona para que le avise “si las obras del teatro se paran”.

Asevera que mientras conversamos en su despacho, cien obras públicas se adelantan en todo el estado; muestra fotos, planos y rememora los presupuestos ejecutados.

Es claro su empeño por desmarcarse de los escándalos que signaron la anterior administración regional.

“Este es un proceso que se va decantando, depurando. Lamentablemente, el compañero Rafael Isea fue uno de los hombres más cercanos al comandante Chávez y terminó traicionándolo”, acota.

Acerca de las investigaciones sobre las denuncias de corrupción del anterior gobernador, declaró: “No soy quién para juzgar a nadie, simplemente soy parte del proceso judicial hacia esas personas que cumplieron funciones públicas y cometieron hechos graves”.

¿Qué otros funcionarios están siendo investigados por hechos de corrupción?

Sobre el hermano de Isea pesa una orden de captura internacional, porque fue presidente de una empresa que administró las minas y canteras con graves hechos de corrupción. También están investigados otros funcionarios como el secretario general de gobierno, y empresas privadas que se confabularon para delinquir.

¿Cómo consiguió el estado cuando fue electo?

Encontramos un estado donde había poca o casi nula inversión y obras de gobierno. Pero había una masa de pueblo intacta en su conciencia, su firmeza y convicción revolucionaria. Aragua es a la revolución lo que Carabobo fue a la independencia, es la cuna bolivariana.

¿Por qué decretó el 2014 como año de la salud?

Estamos invirtiendo cerca de 500 millones de bolívares en materia de salud. Se está rehabilitando el Hospital Central de Maracay, que tenía muchas dificultades; también los de Villa de Cura, la Maternidad Integral de Aragua, 13 ambulatorios, y abrimos el hospital Cipriano Castro en San Vicente.

¿Y el Hospital del Mar?

Estuvo cuatro años cerrado, pero lo estamos reabriendo. Las obras están adelantadas en 70%; solo falta el equipamiento y remate final. Será un nuevo hospital.

¿Qué deudas sociales dejó la administración de Isea?

Hemos pagado casi 800 millones en deudas de prestaciones históricas que tenía la gobernación, cuatro mil familias fueron beneficiadas directamente. Ahora estamos buscando financiamiento para otros tres mil, pero vimos una gran perversidad en la educación.

¿A qué irregularidades se refiere?

Había dos mil maestros que eran “suplentes fijos”; es decir, compartían el mismo código con otros docentes que ya debían jubilarse. Decidimos buscar recursos para jubilarlos y hoy esos dos mil son interinos. En 2015 serán titulares.

¿En qué consiste el proyecto “Maracay, ciudad jardín”?

En la capital la inversión supera los mil millones con la rehabilitación de las plazas Bolívar y Girardot, el Teatro de la Ópera, la plaza del Parque Bicentenario, los bulevares de Plaza El Ancla, Pérez Almarza, el Ateneo y las avenidas Casanova Godoy, Aragua y Bolívar.

¿Qué opina de los analistas que lo ven como un candidato presidenciable?

Eso no nos quita el sueño. Nosotros estamos formados para dirigir colectivamente un proceso revolucionario, hay un alto mando político del cual formo parte junto a Diosdado Cabello, un hombre leal, íntegro, un chavista. Elías Jaua, otro gigante, ojalá el pueblo lo conociera bien porque es fenomenal; Jorge Rodríguez es otro hombre brillante, inteligente y valiente. Ninguno de nosotros está incurso en una agenda personal.

¿Quién cree que será el próximo gallo del Psuv?

Nicolás es un hombre joven y tengo plena convicción de que debe reelegirse. Maduro tiene los méritos políticos y revolucionarios para reelegirse, y va a ser reelecto. Ha demostrado su capacidad y madurez aunque lo han subestimado y atacado en medio de una guerra económica y política.

¿Cómo evitará los errores ya cometidos en Aragua?

Es una batalla a diario, pero en la medida en que empoderemos al pueblo de la información y transparentemos la gestión, así se reduce la posibilidad de la desviación administrativa o comisión de hechos delictivos. Sin embargo, para mí no es suficiente, porque luego te encuentras con los males históricos de la burocracia; firmas algo, y para que eso llegue a concretarse tienes que sacudir a la administración.

¿Cree que tiene mayor influencia que otros gobernadores?

Eso es un mito, hay que implementar mecanismos para hacer más eficiente la organización de los recursos. Lo que sí puedo decir es que algunos gobernadores tuvimos la fortuna de ser discípulos de Chávez, y al haber ocupado cargos en la administración pública se me facilita administrar los recursos en el estado.

¿Qué dice de los rumores que lo ubican como el dueño de la antigua Cadena Capriles y El Universal?

Eso, evidentemente, forma parte de una campaña de descalificación terrible. Han llegado a decir que soy dueño de la mitad de Venezuela y la otra mitad es de Diosdado. Es una campaña que pretende horadar la moral de los dirigentes de la revolución. Es absurdo pensar que una persona puede adquirir dos medios cuyo valor debe ser de millones de dólares, y ser gobernador de un estado. Como si la cosa fuese un abasto.

También han apuntado hacia sus familiares…

Hablan de mis hermanos y mi papá; mi hermano lo más lejos que ha llegado es a Caracas, ahora dicen que tiene cuentas en Suiza. Quien dice eso no lo hace en son de broma, sino porque tratan de ir minando la moral de un individuo. Fui el último ministro de Chávez y el que más éxito ha tenido en la política antidrogas: capturé 75 capos del narco, en cuatro años incautamos lo que no se había hecho en un siglo y confiscamos bienes como nunca. Y, sin embargo, hay una campaña para vincularme con el narcotráfico, una cosa loca.

¿Cómo se imagina al país en 20 años?

Veo un país plenamente desarrollado, sustentable, con bases firmes y una democracia sólida, con sus conflictos sociales, pero un país cada vez más igual, con menos distancia de clases sociales y una cultura de paz. Una potencia socialista de América Latina.

¿Y habrá una oposición política en ese país?

Ojalá que nazca, que emerjan en el campo de la oposición sectores democráticos, respetuosos de las instituciones que nos adversen, nos critiquen y presenten una propuesta alternativa. Soñamos con una oposición que dirima nuestras diferencias en el campo ideológico de las batallas de ideas.

Albinson Linares
www.ultimasnoticias.com.ve

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.