Tareck El Aissami

Fotos / Notas

11.nov.2015 / 11:00 pm / Haga un comentario

En medio de una concentración del pueblo aragüeno, el gobernador del estado Aragua, Tareck El Aissami, reinauguró la noche de este miércoles los espacios de la Plaza Parque Bicentenario, en la ciudad de Maracay, luego de la ejecución del proyecto de rehabilitación iniciado en 2013.

El poder popular, madres, jóvenes y la familia en general se dieron cita en el acto, en que se entregó una plaza renovada al pueblo de Aragua.

“La política revolucionaria del gobierno bolivariano, es el rescate de los espacios públicos para empoderar al pueblo. Nos comprometimos en devolver una plaza renovada a la ciudad”, destacó El Aissami durante la reinauguración de la obra, la noche de este miércoles.

El proyecto adelantado en su primera etapa comprendió la nivelación del piso de toda la plaza, colocación de sobre piso de porcelanato y de 343 metros lineales de brandas y pasamanos de acero antioxidables, así como la plantación de árboles, construcción de 36 bancos de concreto y granito, instalación de 8 tenso estructuras decorativas y 36 postes ornamentales.

La obra también contempló la colocación de luminarias led en el perímetro de la plaza, replanteo del sistema eléctrico de media y baja tensión, instalación de un sistema hidroneumático y fuente interactiva con sistema de iluminación monumental y purificación del agua.

“Esta es una plaza de referencia nacional que se suma al patrimonio cultural arquitectónico y urbanístico que estamos rescatando aquí en Maracay, para convertirla de nuevo en la ciudad Jardín de Venezuela”, resaltó.

El Aissami anunció la intervención y restauración de la Plaza Girardot y el Museo Arqueológico para el primer trimestre de 2016. Además del inicio de las labores de recuperación del parque Felipe Guevara Rojas en el centro de Maracay.

Disfrute familiar

Yanis Hernández, habitante de sector El Limón, en el municipio Mario Briceño Iragorry, destacó que la plaza dio un cambio radical, ya que anteriormente era un lugar lleno de vendedores de la economía informal, en colapso y hasta difícil de transitar.

“Dentro de la plaza las personas era atracadas por los delincuentes, ahora es lugar espectacular. Uno lo ve y le parece un sueño, como si se está en otra parte, no parece la plaza anterior, actualmente es digna de nosotros los aragüeños”, manifestó.

Aldis Lamas, uno de los jóvenes que se acercó al evento inaugural, elogió la obra, la cual devolvió a la plaza su belleza, además de ser ahora un lugar propicio para el encuentro familiar.

“Cuando era niño, jugaba con los carritos de batería que habían aquí, pero al pasar el tiempo la plaza se fue deteriorando y olvidando, ya no se podía ni caminar, había que transitar en sus alrededores”, recordó.

Lamas señaló que con las obras de recuperación del casco histórico de Maracay, se moderniza la arquitectura aragüeña, como patrimonio para todas las generaciones.

Reina González, otra de las jóvenes que presenció la apertura de la plaza, manifestó que ahora tanto los niños, jóvenes, adultos y abuelos, podrán compartir de forma tranquila, en un lugar que además será resguardado por los cuerpos de seguridad y la Guardia Patrimonial.

“Esto les da a los niños y jóvenes otra oportunidad de disfrutar momentos de esparcimientos, diferentes a estar metidos en el teléfono o computadoras. Ahora podemos disfrutar tranquilos y con seguridad”, dijo.

Subrayó que los espacios deben ser cuidados por la ciudanía, para dar el valor a los avances que ha tenido Venezuela y el estado Aragua, mediante la gestión revolucionaria.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.